Relax en el Valle de Benasque

Relajarse es tan importante como trabajar

El Valle de Benasque es todo un referente en la recuperación de la legendaria cultura del SPA, inventada en la antigüedad y que alcanzó su máximo desarrollo durante el tiempo romano. Villas y castros romanos acogían estos edificios en cuyos frontispicios colocaban las siglas SPA, que corresponden a las iniciales de "Salutem Per Agua", y que, en latín, significan salud a través del agua. Esos centros utilizaban tanto el agua de sus manantiales minero medicinales como la de los mejores hoteles de la geografía nacional y, dada la pujanza del sector, cada vez ofrecen una mayor gama de posibilidades y de tratamientos encaminados a reparar el cuerpo y, por ende, la mente de los clientes.

Bienestar, descanso, relajación y mejora del estado físico en general, son el sorprendente y gratificante resultado del disfrute de estos SPA que funcionan básicamente, mediante el agua abastecida por la red general, tratada de acuerdo a las normas higiénico-sanitarias vigentes y con la ayuda del contraste de temperaturas y las presiones de los chorros.

Las posibilidades son amplísimas: baño de vapor, ducha nebulizada, terma, ducha bitérmica, fricciones de hielo, cascada de pared, asientos de hidromasaje, camas de hidromasaje, proyectores cervicales, serpiente de burbujas, bañera de hidromasaje a 34º, tumbona de agua envolventes y sala de relax.

Aunque cualquier momento es bueno para relajarse y "olvidarse del mundo", someterse a una sesión de SPA es ideal tras una jornada de esquí porque favorece la descarga muscular. Pero si queremos optimizar todas las posibilidades de bienestar que nos brindan estos centros, en el Gran Hotel Benasque, en concreto, se apuesta por un tratamiento personalizado y específico para cada persona porque "cada cliente es único". Un fisioterapeuta, una esteticista y dos masajistas desarrollan estos tratamientos que incluyen: el universo de la talasoterapia con agua marina para proteger y regenerar la piel, masajes relajantes, adelgazantes, reafirmantes, anti-stress, hidratante y regenerante; descontracturante o drenaje linfático.

También se ofrecen masajes parciales: cervical, facial, cráneo-facial, de espalda, de piernas, manos, pies, terapéutico, migrañas, relajación, reflexología, vendas frías o circulatorio. El Gran Hotel Benasque ofrece también tratamientos de estética, algoterapia y otros tan exitosos como la chocolaterapia, la cromoteraia o la musicoterapia, además de algunos reservados específicamente para hombres El SPA del Gran Hotel Benasque tiene en las mujeres a sus clientes más asiduas. La Piscina climatizada anexa, separada por una cristalera, donde los niños pueden disfrutar del juego en cualquier época del año les ayuda a relajarse y el establecimiento dispone, así mismo, de un área de juegos.

El Hotel Aneto, es el primer establecimiento de cuatro estrellas del Valle de Benasque. El centro SPA relax del Hotel Aneto cuenta con las más novedosas técnicas y tratamientos en un entorno marcado por la amplitud de espacios y el confort. Junto a todos los servicios y tratamientos que ofrece el Gran Hotel Benasque, encaminados al bienestar, el relax y la salud, el Hotel Aneto suma una zona de aguas de más de 250 m², cuatro cabinas de masaje, una de ellas doble, una zona VIP con un impresionante jacuzzi, tumbona calefactada y ducha propia, recepción y sala de espera. Así mismo se ha habilitado una amplia sala "fitnes" que, entre otras interesantes propuestas, ofrecerá clases de danza del vientre. Para favorecer el relax de las familias durante las vacaciones, el Hotel Aneto dispone de una ludoteca dotada con personal fijo que desarrolla actividades infantiles de tipo didáctico durante la mañana y, con tintes más lúdicos, por la tarde.

El emblemático Hospital de Benasque, en pleno corazón del Parque Natural Posets-Maladeta, y circundando la estación de esquí nórdico de los Llanos del Hospital, invita a relajarse y evadirse del trepidante ritmo diario. Antiguo Hospital de montaña construido por los monjes hospitalarios que ha servido como refugio para caminantes, contrabandistas y pastores, el moderno edificio rehabilitado mantiene sus características originales típicas del Pirineo y es hoy un Hotel SPA*** con 55 acogedoras habitaciones.

El circuito comunitario te reserva sensaciones únicas en la piscina hidromasaje, el banco con jets, la cascada, los cuellos de cisne, el efecto lluvia, el baño de vapor, la ducha estaciones, el jacuzzi o la zona relax. Si reservas el área privada, gozarás en la compañía que prefieras de un jacuzzi, un baño de vapor, una ducha cascada y todo ello con la música privada para crear un ambiente aún más evocador. Un completo surtido de masajes completa la oferta de las Gorgues Galantes del Hospital de Benasque.

El moderno Hotel HG de Cerler, es otro de los establecimientos que ofrece "Salutem per Aqua", a pie de pistas de la estación de esquí de Cerler, la localidad más elevada del PirineoAragonés.

Galería de imágenes