Un paseo por Benasque

En el casco antiguo de Benasque podemos deleitarnos con algunos ejemplos de arquitectura civil renacensita que revelan un pasado de esplendor como el Palacio de los Condes de la Ribagorza, Casa Faure, Casa Albar o Casa Juste con su omnipresente torreón.

La iglesia románica del Siglo XIII es austera, de trazos rotundos y gran senciellz, como la arquitectura popular del Valle de Benasque, pensada ante todo para proteger.

Las angostas calles del horno y San Pedro o la plaza de Sancho conservan la esencia de un pueblo que se lenvató recogido para apaciguar los frios inviernos que se sufren a 1.140 metros de altitud.

El pueblo de Anciles bien merece un paseo para contemplar sus casas señoriales, de extraordinario valor arquitectónico como Casa Suprián o Casa Barrau que datan de los siglos XVI-XVII, o su imponente iglesia parroquial, también del XVI.

En Villanova podemos admirar la iglesia de San Pedro, una de las numerosas iglesias románicas del Valle de Benasque. Como ha sido muy bien restaurada se obtendrán más fácilmente las características de este tipo de construcciones.

A destacar la cabecera en forma de semicírculo, mirando al oriente, en los muros y en la bóveda de piedra. Se construyó hacia el Siglo XII. A la cabeza de esta iglesia se añadió posteriormente en el Siglo XVI, un retablo pintado que también se ha restaurado recientemente.

Galería de imágenes